martes, 19 de enero de 2021

Sobre el blog: Made in Pangea.

Hace 300 millones de años todos los continentes actuales estaban unidos formando un megacontinente llamado Pangea. El concepto principal del blog "Made in Pangea" es acercar al gran público la paleontología de un modo sencillo, alejado de los tecnicismos, pero con datos científicos y actualizados.

Pangea.

En el blog no nos limitamos únicamente a los animales prehistóricos y dedicamos un amplio espacio a la arqueología, la evolución humana y otros temas similares.

Para ofrecer el mejor servicio varias categorias dividen los temas:

- Pagina principal: Contiene la presentación del blog y todos los temas existentes.
- Curioso: En esta sección se agrupan temas curiosos sin una categoría específica.
- Megacriaturas: Los más grandes, los más aterradores tienen su lugar en esta pestaña.
- Enigmas sin misterio: El mundo del misterio en ocasiones se acerca a la paleontología, en esta sección derribamos muchos de esos misterios con datos científicos.
- Paleoturismo: Conoce los museos y los lugares con interés paleontológico.
- Historia o biografía: Historias de la paleontología y biografías de grandes personajes de esta ciencia.

Mi nombre es Germán Zanza López, mi interés por la paleontología me acompaña desde los 9 años, cuando recogí los primeros fósiles. Aunque la verdadera pasión llegó pocos años después.

He realizado charlas sobre paleoicnología en los yacimientos principales de Enciso y Cornago (La Rioja), he aparecido en programas locales y en Cuarto Milenio, y soy miembro del Instituto Alavés de la Naturaleza activo en la sección de paleontología.

Ahora combino de la mejor manera posible mis labores profesionales con esta gran aficción. Actualmente colaboro con el programa de radio "El prisma de la razón" de Miranda FM y Radio Espinosa Merindades, dando a conocer pedacitos de nuestra historia remota.


http://www.ivoox.com/podcast-prisma-razon_sq_f1370629_1.html


jueves, 1 de agosto de 2019

La Casa de los Fósiles.

La mayoría de las entradas que he realizado en el blog sobre paleoturismo, tienen como protagonistas a los grandes museos e impresionantes yacimientos al aire libre que muestran fósiles relacionados con criaturas de tamaños imponentes. Pero el turismo con la paleontología como protagonista puede ser también sorprendente fuera de un museo, y con criaturas muy comunes en el registro fósil como “artistas” principales.

Entrada de la primera casa.
Eso es lo que sucede en la modesta localidad de Bóveda, en Álava. El folklore entorno al mundo de los fósiles es muy rico en la norte de la Península Ibérica, y concretamente en esa zona de Álava y Burgos cuenta con interesantes “leyendas”.

Recuerdo que en una ocasión al visitar el pueblo de Contrasta, Álava, mostré a un vecino un fósil que deposité en su mano. Mientras lo tocaba y movía entre sus manos me advirtió que aquella “piedra”, redonda y con una estrella en su superficie, era un “rayo”. Su mirada era el reflejo del convencimiento de quien se cree en poder de una verdad evidente, ¿Pues que podía ser aquello salvo el resultado del impacto de un rayo? La otra opción era que se tratara de un erizo de mar fosilizado hace más de 100 millones de años, y decir eso a escasos 45 km de Vitoria podía parecer ridículo. Esa fue mi propuesta, pero aquel vecino estoy convencido que no cambió de opinión y se marchó pensando que aquel urbanita estaba algo loco.
 
Detalles en la primera casa.
Y cuando uno entra en los pueblos y habla con la gente sobre ese pasado remoto, y el testimonio fósil que inunda sus campos. No solo recoge leyendas y sorprendentes explicaciones, también se encuentra con tesoros tangibles bañados también por ese folklore. Bóveda es un pueblo que cuenta con 66 habitantes (datos 2017), y cuenta con 2 casas decoradas con fósiles.

La primera está en la carretera principal por la que se accede al pueblo, la decoración es escueta y se reduce principalmente a bivalvos y ammonites colocados de forma simétrica en la puerta principal de la casa. Como digo son pocos los fósiles que la decoran, pero la calidad de los mismos es muy buena.

Más escondida pero con una cantidad asombrosa de especímenes, está la segunda casa en el interior del pueblo; llamada "La cabaña de los fósiles". Quizás el visitante que decida acercarse al pueblo tenga que preguntar a algún vecino, o probar suerte perdiéndose por las calles de Bóveda.
Corales, ammonites, gasterópodos, bivalvos… colman las fachadas, la entrada principal y los bancos del exterior de la casa.
A la izquierda fotografía de las fachadas de la casa, con detalles de bibalvos y corales.

Sin duda, recomiendo la visita e invito al civismo, porque si entre todos cuidamos de nuestro patrimonio, las futuras generaciones podrán también disfrutarlo.

No he querido incluir más fotos de la "cabaña de los fósiles", con el deseo de que quien acuda para verla, pueda maravillarse con los detalles que la componen.


Autor texto: Germán Zanza López.
Fotografías: Germán Zanza López.



domingo, 28 de julio de 2019

Murciélagos junto a neandertales.

Las especies de murciélagos conocidas que habitaron en la Península Ibérica durante el Pleistoceno, eran las mismas que hoy en día; animales de pequeño tamaño y de hábitos nocturnos. Con una esperanza de vida de 15 años, en algunos casos llegando incluso hasta los 35 años y una tasa de natalidad de una cría por año. Si a todo esto le sumamos que son mamíferos voladores muy ágiles, sin apenas depredadores, y que hibernan, la esperanza de encontrar sus fósiles lejos de las cuevas se reduce drásticamente.

Izq. Angélica Torices, Dcha. Julia Galán.
Paradógicamente sabemos donde buscar sus fósiles y en los yacimientos donde aparecen suelen encontrarse en abundancia. Julia Galán García, es una entusiasta de estos maestros del vuelo, una científica especialista en un grupo poco estudiado en nuestro país, y es que en el mundo de la paleontología todo, o casi todo, es ensombrecido por la figura de los dinosaurios.

Sin embargo en paleontología no todo son enormes huesos, y para estudiar a los murciélagos que vivieron con los neandertales, hay que “tirar” de microscopio. Solo así, podemos apreciar todos sus detalles y determinar a que especie pertenece cada resto fósil.


Es así como sabemos que los murciélagos que pudieron ver los neandertales hace 50.000 años en cuevas como las del Cerro del Pezón de Aguilón (Zaragoza), eran especies idénticas a las que podemos contemplar hoy en día. Y eso nos debe de sorprender, ya que en aquel tiempo la fauna que en general poblaba nuestro país era muy variada y diferente a lo que podemos ver hoy en día. Es interesante por ello, saber que los murciélagos, los únicos mamíferos adaptados al vuelo, apenas vieron modificada su morfología y que las especies presentes en aquel tiempo, sobrevivieron a los brutales cambios de temperatura.

Los fósiles más antiguos de quirópteros se encuentran en América, y datan de hace 55 millones de años. En España no tenemos fósiles tan antiguos y nos tenemos que conformar con fósiles de aproximadamente 25 millones de años. El vuelo del murciélago, por lo tanto continúa siendo un enigma, pues los fósiles más antiguos presentan formas anatómicas análogas a las actuales y no hay registro fósil que muestre su “evolución”. Parece que la adaptación del murciélago, fue rápida y en un entorno que no debió de favorecer la conservación de sus frágiles huesos. Aunque es fácil imaginar a un pequeño animal similar a una comadreja saltando de árbol en árbol y adaptando sus manos, cada vez más grandes, a un planeo entre árboles que acabó dotando de alas a este magnífico animal.

Algunos fósiles de quiróptero de Aguilón.

Los curiosos deberían aprovechar las noches urbanitas de verano y contemplar durante unos minutos el haz de luz de las farolas, pues podrán ver una sombra del pasado, el vuelo de una criatura enigmática, que lejos de ser un ratón, tampoco es ciego.


Autor texto: Germán Zanza López.
Foto charla Murciélagos "La evolución de los señores de la noche": Germán Zanza López.
Foto fósiles de Aguilón: Galán et al. 2015. Fossil bats from the Late Pleistocene site of the Aguilón P7 Cave (Zaragoza, Spain).
Fuentes: 
- Galán et al. 2015. Fossil bats from the Late Pleistocene site of the Aguilón P7 Cave (Zaragoza, Spain).




martes, 11 de diciembre de 2018

Neandertales ¿Caminan entre nosotros?

Desde su descubrimiento se consideró a los neandertales como seres primitivos, más cerca de las bestias que del hombre moderno. Gracias al avance de la ciencia esa imagen ha cambiado aunque cierto sector científico mantiene una delgada línea que separa al hombre moderno del neandertal.


Sin embargo, enterraban a sus muertos, se adornaban con colgantes y pinturas, tenían pensamiento simbólico expresado en las pinturas rupestres más antiguas conocidas de 66.700 años de antigüedad.   Y además se hibridaron con los humanos anatómicamente modernos (Homo sapiens).

Ahora sabemos que eran humanos complejos, iguales a nosotros y con los cuales tuvimos descendencia fértil. ¿Entonces? ¿Debemos considerarlos una especie diferente? Si la población europea actualmente tiene un 4% de ADN neandertal ¿Podemos considerar que los neandertales se extinguieron? ¿Acaso no somos en parte neandertales?

Para sumergirte en el apasionante mundo del neandertal te recomendamos que escuches el podcast de El Prisma de la Razón: Neandertales, ¿Caminan entre nosotros?.




domingo, 26 de agosto de 2018

Plantas medicinales en el sarro neandertal.

Hay conocimientos que la ciencia no llega a alcanzar, pero cuando se combina el ingenio y la tecnología, los científicos son capaces de llegar a obtener respuestas que se creían imposibles de obtener. Y eso es lo que han conseguido un equipo internacional de científicos, respuestas asombrosas sobre la vida de los neandertales.




El trabajo ha estudiado el sarro conservado en los dientes de cuatro individuos pertenecientes a dos yacimientos europeos: Spy (Bélgica, 42.000 años) y El Sidrón (España, 50.000 años).
 
Alimentos presentes en el sarro.
Lo más sorprendente a simple vista es la ausencia de carne en la dieta de los neandertales asturianos, mientras que los belgas tenían un alto consumo de carne: rinocerontes lanudos y muflones; complementado con el consumo de setas. Lo que indica una clara diferencia en la alimentación en las poblaciones neandertales europeas.

Además de saber lo que consumieron, también se ha identificado un patógeno (Enterocytozoon bieneusi) que afectaba a uno de los neandertales y que en humanos modernos, causa problemas gastrointestinales. Dicha bacteria produciría una diarrea aguda y un malestar crónico. Lo interesante es que este neandertal consumió álamo, que contiene ácido salicílico, un analgésico natural; y también hongo Penicilium, con propiedades antibióticas. ¿Casualidad?  

Excavación anticontaminación en El Sidrón.
Lo razonable es pensar que este neandertal asturiano se medicaba. Además gracias a un agujero en su mandíbula los investigadores saben que tenía un absceso dental. Ambos problemas debían producirle unos dolores intensos que de esta manera podría paliar.
El uso de antibióticos como el hongo Penicilium, es sorprendente ya que se realizaba 40.000 años antes de que los humanos modernos descubriéramos la penicilina. Una prueba de que estos grupos humanos conocían perfectamente su entorno y los recursos naturales a su alcance.

Para completar el estudio, se ha demostrado que los neandertales compartían patógenos con los humanos modernos como por ejemplo la bacteria Methanobrevibacter oralis, causante de las caries.

La cueva de El Sidrón, en Piloña (Asturias), ha proporcionado una de las mejores colecciones de restos neandertales de nuestro país. Y además con su innovador protocolo de excavación anticontaminación, son una fuente fiable para obtener ADN neandertal. ¿Qué secretos guardará la cueva de los neandertales asturianos? El tiempo nos dará respuestas seguro.


Autor texto: Germán Zanza López.
Foto montaje neandertal: Germán Zanza López.
Foto alimentación: Paleoanthropology Group MNCN-CSIC
Foto excavación El Sidrón: www.researchgate.net
Fuentes: 
- www.mncn.csic.es
- www.nature.com




sábado, 25 de agosto de 2018

El desdentado de Dmanisi.

Anciano de Dmanisi.
ALos europeos más antiguos están en el Caucaso, en la República de Georgia. Los fósiles encontrados en Dmanisi tienen una antigüedad de 1,8 millones de años, el nombre de la especie a la que pertenecen: Homo georgicus. 

Sus fósiles están muy bien preservados gracias a la tragedia que los envolvió. Al parecer el estudio científico plantea la posibilidad de que un volcán entrara en erupción, obligando la familia formada por los cinco individuos encontrados, a refugiarse en el abrigo donde han sido encontrados, y donde presumiblemente se asfixiaron.
Ese razonamiento encajaría con la variedad de edades encontradas, propia de un grupo familar.  

Junto a los esqueletos había herramientas de piedra, que prueban que eran cazadores activos. Una ventaja calórica ante los duros inviernos en las altas latitudes.

Recreación del Homo georgicus.
Del grupo familiar destaca un individuo anciano cuyas mandíbulas están desprovistas de dientes, a excepción de un canino. ¿Recibía ayuda este anciano por parte del grupo? No lo sabemos pero es casi seguro que sí. Este anciano de 50 o 60 años, al que se le habían caído todos los dientes, no era capaz de masticar por sí solo. ¿Procesaban la comida previamente para facilitar su alimentación? De ser así ¿Cómo la procesaban? ¿Era machacada con algún útil o masticada por sus congéneres?

Hay muchas preguntas que despiertan la curiosidad ante fósiles cargados de tanta sensibilidad. Un grupo de humanos hace casi 2 millones de años estaba unido por lazos sociales y por  sentimientos, algo asombroso a todas luces que pone sobre la mesa la ignorancia referente a nuestro pasado.



Autor texto: Germán Zanza López.
Fotografía cráneo: www.dmanisi.ge
Fotografía H. georgicus: Wikipedia.
Fuentes: www.dmanisi.ge.




miércoles, 8 de agosto de 2018

Yacimiento Las Losas.

Tenía muchas ganas de ver este yacimiento y lo cierto es que decepciona un poco el mal estado en el que se encuentra. Sirva este yacimiento, como ejemplo y crítica del mal estado de conservación y falta de indicaciones que hay para localizar algunos yacimientos.

Hay que dejar claro que existen indicaciones del yacimiento de Las Losas, pero ninguna que te ayude a localizarlo desde el pueblo de Enciso. Por lo tanto, si no sabes donde buscar esa primera señal, es imposible llegar al yacimiento.

Pero el mayor problema es la dejadez en la que se encuentra el yacimiento. Pequeñas piedras salpican el lugar y la tierra erosionada acumulada en algunas huellas favorece el asentamiento y crecimiento de hierbas que dañan el yacimiento. Hace falta una contención en la parte superior del yacimiento que impida el desprendimiento de tierra y pequeñas piedras. 

Además uno de los paneles estaba quemado e impedía comprender parte del yacimiento. Es una lástima que parte de nuestro patrimonio esté en estas condiciones. Desde Made in Pangea consideramos urgente apostar por la conservación de los yacimientos mediante dos formas: O manteniéndolos expuestos en buenas condiciones para que el público lo visite, o tapándolos de nuevo bajo tierra una vez sean estudiados para evitar su erosión. Quien administra este blog considera que la primera opción favorece el turismo de la zona y amplia el interés y los conocimientos de quien lo visita. Es cultura, es turismo y es un importante motor económico mediante una buena gestión. 

Después de esta pequeña crítica, toca hablar de Las Losas. Prácticamente todos los rastros de dinosaurio de La Rioja van en línea recta, al fin y al cabo es la forma más sencilla de desplazarse de un sitio a otro. Pero forma parte de la vida, y por tanto de la locomoción, el cambiar de sentido, el girar y retroceder. En el yacimiento de Las Losas vemos un ejemplo de un dinosaurio que gira. Además, las huellas son curiosas al estar marcado el tarso del dinosaurio. Ya hemos hablado de este tipo de huellas, sumamente curiosas, en las que el dinosaurio además de apoyar el pie también apoyaba el tarso. 



El yacimiento es extenso, hay gran cantidad de huellas muchas de terópodos y en algunas se pueden ver huellas de dinosaurios carnívoros con señales de membranas en sus pies. Es un yacimiento interesante que muestra detalles y rasgos poco habituales que saciarán la curiosidad de los más avezados. 


Como llegar:
Para llegar al yacimiento hay que salir de Enciso por la carretera LR-115 en dirección Soria. A unos 700 metros tomamos el desvío de la izquierda hacia la Escurquilla y a unos 600 metros veremos un desvío a la izquierda con un cartel que indica Las Losas. En ese punto dejamos el coche y vamos caminando siguiendo las señales que nos conducirán hasta el yacimiento. El cartel inicial indica que el trayecto dura a pie 7 minutos, y no se equivoca, nosotros cronometramos el tiempo y se ajusta al tiempo de forma aproximada. 

En rojo acceso a pie al yacimiento y lugar donde dejar el coche.


Datos de interés:
Acceso en vehículo: Fácil.
Tipo de carretera: Carretera asfaltada.
Acceso a pie: Fácil.
Tipo de sendero a pie: Camino ancho de tierra.
Parking: No. Pero hay un espacio donde dejar el coche.
Distancia entre el Pueblo y el acceso al yacimiento: 1,3 km aproximadamente.
Distancia entre Enciso y Navalsaz: 7 km. aproximadamente.


Otros yacimientos de Enciso: