domingo, 25 de junio de 2017

El eslabón perdido no existe.

Hablar de evolución es complicado por una cuestión principal, nadie sabe como "funciona" la evolución. No sabemos como se producen los cambios, que los determinan y en que momento se dan. Pero… algo está claro, aunque no sepamos cuándo ni cómo, la evolución ocurre. 

La geología y la historia de la tierra avalan la teoría por una razón, hay un orden que encaja en la teoría de la evolución propuesta por Darwin. Pero en este post quiero centrarme en un apartado muy concreto de la evolución, la evolución humana.

La arqueología moderna surgió en el siglo XIX y pese a ser una ciencia "nueva" ha cambiado mucho según han avanzado los siglos. A medida que los restos fósiles homínidos de diferentes épocas fueron apareciendo se dibujó un mapa que reflejaba dicha evolución.

Fue entonces cuando surgió la visión evolutiva del hombre mediante eslabones consecutivos, en una cadena de individuos que iban cambiando hasta llegar a lo que hoy en día somos nosotros, el homo sapiens sapiens.

Anticuada representación de la evolución humana mediante eslabones.

Sin embargo el ADN ha confirmado lo que muchos sospechábamos, la evolución es mucho más compleja y el concepto de cadena y eslabones hay que desecharlo. No hay "eslabones perdidos" que buscar, porque la evolución no se dio del modo en el que se planteaba durante el siglo XIX.

Sabemos por ejemplo que el homo sapiens sapiens actual europeo tiene ADN de homo sapiens primitivo, homo sapiens neandertalensis, homo sapiens denisovensis (disculpar el atrevimiento al incluirlo como especie sapiens) y  una cuarta especie aún sin identificar por el ADN. Por desgracia el ADN antiguo es muy frágil y no siempre se encuentra en los huesos. Solo se ha conseguido secuenciar el del Neandertal, el hombre de Denisova y el nuestro obviamente.

Representación actual del H. neandertalensis.

Como vemos el Homo sapiens europeo actual tiene una evolución fruto del cruce con varias especies durante su tránsito evolutivo, siendo una evolución más similar a un árbol con diferentes ramas que se prolongan sucesivamente, en vez de una línea continua en forma de cadena.

Hay quien plantea, ¿Por qué somos los únicos homínidos vivos hoy en día? Si la evolución es cierta, ¿No tendría que haber muestras vivas de nuestros compañeros evolutivos?

Lo cierto es que el ser humano siempre ha estado "acompañado" por otros homínidos a lo largo de la historia. Hace 28.000 años el hombre de neandertal se extinguió y desde ese momento el hombre moderno quedó "solo" en el planeta. Este período es el primero de la historia con una sola especie de homínido sobre la tierra.

Por desgracia fuimos "absorbiendo" culturalmente al neandertal, y éste fue relegado al sur de la península ibérica, hubo cruces con ellos en los que nuestro ADN se preservó mejor y al final, el hombre de neandertal se extinguió.

El resto de los homínidos corrieron la misma suerte en procesos probablemente similares, fueron cambiando y evolucionando, mezclándose con otras subespecies, llegando en algunos casos a ramas abocadas a la extinción.
 
No todo hay que explicarlo con extraterrestres.

Reconozco que es complicado racionalizar este concepto actual de evolución y hacerlo encajar en una mente no acostumbrada a viajar en la prehistoria, pero no hay que caer en la simpleza de que fuimos creados por Dios o en la nueva religión de los Extraterrestres Anunakis. 

Autor: Germán Zanza López.


martes, 20 de junio de 2017

El origen del gato doméstico. 10.000 años de historia.

El ser humano ha realizado alianzas a lo largo de la historia con diferentes animales. Se ha ayudado de las habilidades de éstos para facilitar su vida, dando una justa recompensa a algunos de esos "salvajes" compañeros. Uno de los que se vio beneficiado por el "pacto" con los humanos, fue el gato.

El precio que tuvo que pagar fue sencillo, limpiar las calles de alimañas. A cambio: refugio, calor en el invierno y protección. El pacto era ventajoso y desde hace unos 10.000 años sigue vigente. 

La arqueología nos ayuda a vislumbrar ese sendero que ambas especies recorrieron juntas, y nos lleva hasta Oriente Medio y Egipto. Pero la arqueología no aporta todos los datos necesarios para conocer en profundidad esta historia.

Gracias al ADN, y a los estudios realizados en Bélgica por el paleogenetista Claudio Ottoni, algunos datos curiosos han visto la luz. Se utilizó el ADN de huesos, dientes y piel, de más de 200 gatos encontrados en África, Oriente Próximo y Europa. El ADN evidenció que todos los gatos domesticados descendían de una subespecie salvaje africana, un gato silvestre denominado Felis silvestris lybica.
 
Felis silvestris lybica y en azul su distribución geográfica.

Hace 10.000 años, los primeros gatos fueron domesticados en Oriente Próximo y es de suponer que con la migración de aquellos agricultores los gatos también se trasladaron. Una vez allí algunos iniciaron su camino independiente en busca de nuevos hogares.

Claudio Ottoni junto a momia de gato.
El oportunismo y la adaptabilidad del gato fue su seña de identidad, lo que el estudio no deja claro es si el gato llegó domesticado hasta Egipto, o si en esta zona se llevó a cabo una segunda domesticación. "Hace falta más investigación para determinarlo", argumenta Claudio Ottoni.

Otro de los detalles curiosos es que los gatos en la antigüedad fueron rayados de forma general, y que el pelaje con manchas no se generalizó hasta la Edad Media. 

Curiosa y aún con interrogantes la historia de nuestros inteligentes e interesados compañeros, los gatos. Puede que veamos con otros ojos a nuestros peludos amigos y al observar sus manchas o sus rayas, los imaginemos en aquel pasado de agricultores, faraones y reyes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.wikipedia.org
Fotografías:  www.ferrebeekeeper.files.wordpress.com, www.c1.staticflickr com.
Fuentes: 
- www.europapress.es.
- www.nieuws.kuleuven.be


https://www.jurassic-dreams.com/

sábado, 17 de junio de 2017

Un pavo gigante descubierto en Australia.

Australia es un continente convertido en laboratorio. Desde que se separó de Pangea, Australia ha trazado un camino evolutivo diferente al resto de los continentes. Su fauna ahora está amenazada por las especies invasivas que el hombre ha introducido, y por la transformación del paisaje adaptado también a la comodidad humana.

Algunas de esas especies se encuentran en riesgo de extinción, y otras buscan ser clonadas para traerlas de nuevo a la vida tras su desaparición, como el caso del Tylacino.
Pero la extinción siempre ha estado presente en la historia y Australia sin humanos también sufrió su azote cruel.

Ahora un equipo de científicos de la Universidad de Flinders, trae información muy interesante e inédita sobre un grupo determinado de aves que pobló Australia durante el Pleistoceno entre hace 1,6 millones de años y 10.000 años. Se trata de 5  grandes pájaros megápodos extintos, parientes de los pavos modernos, entre ellos destaca uno que era tan alto como un canguro gris. 

a) Progura gallinacea. b) Alectura lathami. Junto a humano y canguro gris.

Las 5 especies están relacionadas con las variedades Malleefowl y Brush, que actualmente viven en el continente. Los tamaños de las 5 especies varían y van de los 3 kilos en el ave más pequeña hasta los 8 kilos de peso del Progura gallinacea. Cualquiera de estos extintos pavos era mayor que un Malleefowl actual, que tiene un peso de 2 kilos aproximadamente.

Estos pájaros compartieron ecosistema con los Diprotodon, los leones marsupiales y los canguros gigantes, de los que ya hablamos en el blog (pincha aquí).
Lo que llama la atención es que Progura gallinacea, pese a tu tamaño, muestra huesos largos y fuertes que demuestran que podían volar. A la izquierda, comparación del hueso del ala de Alectura lathami actual y mucho mayor el de Latagallina naracoortensis, uno de los grandes pavos descubiertos junto a Progura.

Las aves son escurridizas, paleontológicamente hablando, y sus restos no fáciles de encontrar, en Australia esa ausencia es si cabe mayor, y este descubrimiento ayuda a cubrir pequeños huecos en su prehistoria que ayuden a los paleontólogos a comprender mejor como fue la evolución en este peculiar continente.

Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.es.123rf.com, www.hbw.com.
Fotografías: www.quo.es
Fuentes:
- www.rsos.royalsocietypublishing.org
- www.quo.es
- www.telegraph.co.uk


https://www.jurassic-dreams.com/


jueves, 15 de junio de 2017

El Yeti de hace 1 millón de años.

Recreación de mandíbula en la nieve.
En 1902 fue descubierto el gorila de montaña (gorilla beringei), podemos imaginar a Robert von Beringe abriéndose paso junto a su grupo de exploradores por las selvas del Congo, machete en mano, cortando la maleza como quien desgarra un manto temporal que nos separa de un mundo por descubrir.  Y al final de ese camino, un animal increíble, el gorila de montaña. 

Aquella criatura cautivó a una comunidad científica ávida de conocimiento, y es que los grandes simios siempre nos han llamado la atención. Es como estar cara a cara con nuestros primitivos antepasados y en cierta medida es así, pues tan sólo hace 7 millones de años compartíamos antepasados con los chimpancés.

Así que es lógico que cautivados por los grandes simios surjan las leyendas, y el bigfoot, el yowie o el yeti pueblen con su fantasía nuestro bestiario popular. Y aunque su existencia no cuenta con el crédito científico en el pasado si hubo una criatura que pudo inspirar la leyenda.

A y B, mandíbulas de Gigantopithecus.
En 1935, Ralph von koenigwald descubrió los primeros restos de Gigantopithecus. Enseguida reconoció que se trataba de un primate gigante, pero sus investigaciones se vieron interrumpidas al ser capturado como prisionero durante la Segunda Guerra Mundial. 

Estudios posteriores confirman que fue el primate más grande conocido hasta la fecha, vivió hace 1 millón de años y se extinguió hace 100.000. En un principio se sugirió que podía tener una alimentación similar a la del oso panda, basada en el bambú, pero estudios recientes lo descartan. Se cree que su dieta era similar a la del orangután, con una dieta vegetariana generalista y en ningún caso fue carnívoro, como también llegó a proponerse.

 

Pero la pregunta es evidente, ¿Por qué se extinguió el Gigantopithecus?
Lo más probable es que se debiera a un cambio climático. Hace 100.000 años comienza la glaciación de Würm, y junto con ella disminuyó notablemente la extensión de bosques a favor de la sabana, reduciéndose por tanto su hábitat y la disponibilidad de su fuente de alimento principal. Esto, junto a la competencia con otras especies mejor adaptadas provocó la extinción del animal. Aunque quién sabe, hay quien piensa que algunos Gigantopithecus siguen vivos, solo que ahora los llamamos Yeti.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.nutcrackerman.com
Fotografías: www.dinosaurhome.com
Fuentes:
- National Geographic en Español. 7 de enero de 2016.
- Ciochon, Russel L., John Olsen, and Jamie James, 1990. Other Origins: The search for the Giant Ape in Human Prehistory.

https://www.jurassic-dreams.com/ 

martes, 16 de mayo de 2017

Recopilación: Piedras de Ica.


http://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2015/10/las-piedras-de-ica-primera-parte.html
http://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2015/10/las-piedras-de-ica-segunda-parte_96.html
http://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2015/10/las-piedras-de-ica-tercera-parte_9.html


Autor: Germán Zanza López.
Nota: Esta recopilación hubiera sido imposible de realizar sin la colaboración de Jose Antonio Caravaca, Vicente París y Félix Arenas. Gracias por el tiempo que me habeis dedicado y al material que habeis cedido para realizar este trabajo.


miércoles, 10 de mayo de 2017

Homo naledi ya tiene datación.

EL COMIENZO.
La historia de la que vamos a hablar hoy comienza en 2013, en un sistema de cuevas llamadas Rising Start, en Sudáfrica. En una de sus cavidades, dos espeleólogos aficionados, descubrieron los restos de 15 individuos de varias edades pertenecientes a una especie desconocida a la que se bautizó como H. naledi. 

Fósiles de H. naledi.
El paso que daba acceso a la zona de la cueva que contenía los fósiles era tan estrecha (25 cm de anchura), que había permanecido inexplorada durante miles de años. Un equipo físicamente acorde a las circunstancias de la cavidad accedió y excavó los restos de esa sala.

ANATOMÍA.
Supimos en 2015 como era físicamente Homo naledi, un homínido de 1,50 metros de estatura y un peso de 45 kilos. La morfología del cráneo se asemejaba a la de los "Homo" más primitivos, y su cerebro tendría un volumen de 500 cm3 aproximadamente, similar al de los Australopithecus.

Sus extremidades estaban muy desarrolladas anatómicamente. Además de caminar erguido, tenía un manejo del pulgar muy desarrollado, y su muñeca tenía características similares a las de H. sapiens y H. neanderthalensis, lo que indica una gran precisión para manipular objetos o herramientas. Sin embargo sus falanges son "primitivas", largas y con una curvatura pronunciada, similar a los Australopithecus.

Vemos por lo tanto en H. naledi un puzzle esquelético, en el que se combinan rasgos "primitivos" y "modernos". Nos faltaba por lo tanto asignar una antigüedad a los fósiles para encuadrarlos dentro del mapa evolutivo e intentar entender esa "mezcla" de rasgos. Por desgracia se publicó el descubrimiento en National Geographic asignando a los fósiles una antigüedad de 2 millones de años sin que el estudio estuviera completado, y sin que ningún método científico de datación hubiera sido concluyente. Esa es la razón por la que en 2015 Made in Pangea no trató el asunto del Homo Naledi.

DATACIÓN.
Nuevo cráneo descubierto.
Por suerte 3 nuevos individuos han sido descubiertos en una sala contigua del complejo Rising Start, y la nueva publicación incluye una datación que sitúa su antigüedad entre 335.000 y 236.000 años. Mucho más reciente de lo que algunos científicos dijeron, aunque algunos ya sospechábamos que podía haber sorpresa.

Hay que recordar que en la cueva se han encontrado los restos de 18 individuos aproximadamente, en una zona de complicado acceso y que únicamente se han encontrado los fósiles de H. naledi. No es una zona de fácil sedimentación y todo hace pensar que los restos fueron llevados allí de forma intencionada. No se explica si no tal cantidad de cadáveres juntos en zonas tan próximas.

Por otro lado, esta datación complica la comprensión del escenario evolutivo en África. Tenemos una nueva especie con las adaptaciones necesarias para usar y fabricar herramientas, pero no sabemos si las realizaba y en caso afirmativo, tampoco sabemos que técnicas usaba o si hemos encontrado sus herramientas y han sido asignadas a otra especie.

Parece ser que la historia del H. naledi plantea más preguntas que respuestas, aunque el camino está algo más claro ahora en 2017.

Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: National Geographic.
Fotografías: National Geographic.
Fuentes: 
- www.BBC.com
- www.europapress.es
- www.eldiario.es
- www.nationalgeographic.com


www.jurassicdream.com

lunes, 1 de mayo de 2017

¿Homínidos en América hace 130.000 años?

¿Os imagináis a neandertales provistos de trineos tirados por perros avanzando por las heladas tierras siberianas? ¿Quizás cubiertos por eficientes ropajes para aislarlos del soberbio frío? ¿O denisovianos experimentados marineros viajando por el mar de Bering?.

Herramienta de piedra junto a los huesos.
Estos son algunos de los interrogantes que se plantean con la publicación del mes de Abril de la prestigiosa revista Nature. En 1992 se descubrió el esqueleto de un mastodonte cerca de San Diego (EE.UU). Asociados al esqueleto se encontraron lo que parecían ser "martillos" y "yunques" de piedra, que sirvieron para aplastar los huesos más grandes y extraer el tuétano.   

Hasta ahora los restos arqueológicos nos indicaban que fueron los Homo sapiens los primeros en llegar a América hace 15.000 años. Sabemos gracias al ADN que fueron pueblos siberianos los que se arriesgaron y alcanzaron dicho continente transmitiendo sus genes durante generaciones. Pero los restos del mastodonte están datados en 130.000 años con un error de +-10.000 años.

Si por algo se caracteriza la revista Nature, es por su seriedad a la hora de elegir las publicaciones para su revista. Aunque todos están de acuerdo en ser cautos con la nueva información y seguir trabajando en la nueva hipótesis, de confirmarse la presencia "humana" en América hace 130.000 años, surge otra pregunta, ¿Qué especie fue capaz de tal hazaña?
 
a), b) Huesos fracturados. c), d) Herramientas de piedra del yacimiento.

Hay dos especies candidatas para tal proeza, los neandertales y los denisovianos. Erella Hovers, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, señala que algunas poblaciones indígenas del Amazonas están emparentadas genéticamente con poblaciones de Asia y Australia, que a su vez poseen un rastro genético Denisoviano. 

Por desgracia las herramientas encontradas no son concluyentes y no se pueden atribuir a una especie en concreto, hay científicos que incluso cuestionan que se trate en realidad de herramientas de piedras. Solo queda esperar y ver si se confirman estos datos, de ser así, un gran terremoto haría temblar ideas y conceptos sobre la paleoantropología. Y nuevos dilemas surgirían sobre como se realizó esa primera "llegada" al continente Americano. 


Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: Revista Nature (fotografías editadas).
Fuentes: Revista Nature.


https://www.jurassic-dreams.com/

domingo, 23 de abril de 2017

Nuevo estudio sobre Homo floresiensis.

En 2003 se realizó uno de los descubrimientos más importantes de este siglo. El Homo floresiensis rompía muchos de los principios establecidos de la evolución humana y planteaba nuevos retos. ¿Cómo era posible que un homínido tan pequeño (1 m altura aprox), con el cráneo del tamaño de un pomelo, pudiera fabricar herramientas de piedra?

Debbie Argue sostiene un craneo de H. floresiensis.
Todo indicaba que era capaz, ya que se habían encontrado abundantes lascas y herramientas adaptadas al tamaño del "hobbit humano" como se le apodó. Pero cierto sector científico se negaba a pensar que eso fuera posible, y explicaba la existencia de los "hobbits" atribuyendo su aspecto como consecuencia de una enfermedad.

Hoy en día solo un pequeño porcentaje sigue anclado en ese pensamiento, y existe casi un consenso en considerar a Homo floresiensis como una especie diferente al Homo sapiens. Pero las preguntas continúan. ¿Cuál es el origen del Homo floresiensis?

Homo habilis.
Los fósiles de 7 individuos se encontraron en una cueva de la isla de Flores, en Indonesia. Se planteaban dos hipótesis: Que evolucionaran a partir de un grupo de Homo erectus (1,70 m. altura), que vivía en Asia y redujo su tamaño para adaptarse a la vida en las isltas; o que su antepasado hubiera sido Homo habilis, de África y de un tamaño similar al del Homo floresiensis.

Han tenido que pasar 14 años para que un estudio publicado en Journal of Human Evolution, arroje luz sobre esta cuestión. Se han estudiado 133 puntos de los huesos del cráneo, mandíbulas, dientes, brazos, piernas y hombros.

H.floresiensis, H.habilis y H. erectus.
"Los análisis muestran que el árbol de la familia, Homo floresiensis era probablemente una especie hermana de Homo habilis, lo que significa que estos dos compartieron un antepasado común. Es posible que el Homo floresiensis evolucionara en África y emigrara o que un antepasado común se trasladó de África y luego se convirtió en Homo floresiensis en algún momento. Podemos estar 99% seguros de que no está relacionado con Homo erectus y un 100% seguros de que no sea un Homo sapiens malformado". Explica Debbie Argue de la Universidad Nacional Australiana.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: John Gurche.
Fotografias: www.citynews.com, www.es.prehistorico.wikia.com
Fuentes: 
- Journal of Human Evolution.
- Morwood, M. J.; Brown, P., Jatmiko, Sutikna, T., Wahyu Saptomo, E., Westaway; K. E., Rokus Awe Due, Roberts, R. G., Maeda, T.,Wasisto, S. and Djubiantono, T. 2005. "Further evidence for small-bodied hominins from the Late Pleistocene of Flores, Indonesia". Nature 437: 1012-1017.
- Richard G. D. (2006) "El hobbit de flores era un homre sano".
- Holmes, bob (2007) "Hobbit wrist bones suggest a distrinct species".

 
https://www.jurassic-dreams.com/

viernes, 14 de abril de 2017

Centro de Interpretación Paleontológica de La Rioja.

El mundo ha cambiado constantemente a lo largo del tiempo. Hace 120 millones de años el mar bañaba gran parte de La Rioja y los ríos que desembocaban en ese antiguo mar formaban un enorme delta, comparable al actual Delta del Ebro. Gracias a ese ecosistema húmedo, miles de huellas se han fosilizado formando el mayor y más importante conjunto de huellas de Europa, y uno de los más significativos del mundo.

Entrada Centro Interpretación.
La oferta paleoturística de La Rioja, es por tanto abrumadora y los yacimientos de icnitas (huellas) de dinosaurio son tan abundantes que es imposible visitarlos todos en un solo día.
Hoy quiero centrarme en una zona menos conocida, pero que es un ideal punto de partida para comenzar un viaje hacia La Rioja Cretácica.

Igea se sitúa a 30 minutos en coche de Arnedo y forma parte de la ruta Paleoicnológica de La Rioja. Cuenta con varias ventajas para iniciar desde aquí nuestra aventura ya que cuenta con el único Centro de Interpretación Paleontológica de La Rioja. Gracias a él entenderemos que tipo de ecosistema había entonces, que fauna habitaba en los ríos y mares, y que especies depredadoras dominaban la cúspide alimentaria. 

Baryonyx de "La era del Peladillo".
Para ello los guías del Centro interpretarán los fósiles originales que muestra la colección del Museo: Desde invertebrados gasterópodos diminutos, hasta fósiles del mayor depredador conocido de la Península Ibérica de aquellos tiempos, el Baryonyx. Un dinosaurio carnívoro que se alimentaba principalmente de peces.
El Centro posee una de las colecciones más interesantes de fósiles de dinosaurio de La Rioja, que aunque no es excesivamente abundante muestra piezas originales únicas.

Para completar la visita y ver de primera mano el tamaño de algunas de las plantas de aquellos tiempos, a 4 km de Igea se conserva en perfecto estado un tronco fosilizado de 11 metros de longitud. Desde el Centro de Interpretación Paleontológico se indica como llegar.

Además muy cerca de Igea está el yacimiento de "La era del peladillo", donde un gran Baryonyx nos da la bienvenida. "La era del peladillo" es un yacimiento extenso e interesante por la cantidad de huellas que contiene. En él se han descrito por primera vez un tipo de huellas de dinosaurio herbívoro  nunca antes vistas.

Gracias a la información básica que se adquiere durante la visita al Centro de Interpretación de Igea podremos apreciar de una mejor manera el conjunto de yacimientos, e imaginar como fueron aquellos paisajes en los que ahora únicamente vemos huellas grabadas sobre la piedra.

NO TE PUEDES PERDER EN EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN: 
- Restos originales de Baryonyx.
- Restos originales de Hypsilophodon.
- Huella con molde y contramolde que muestra "espolón".

RUTA SUGERIDA:
Recomendamos iniciar la ruta en Igea. Visitar el Centro de Interpretación Paleontológico y pedir información sobre el yacimiento "La era del Peladillo". 
Desde Igea podemos completar la ruta visitando los yacimientos de Cornago y de Enciso. 

Ubicación:
c/ Mayor, 10. Igea - La Rioja.
Página web oficial: www.dinosaurios-igea.com

Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: Germán Zanza López.


https://www.jurassic-dreams.com/

domingo, 9 de abril de 2017

Las primeras aves que sobrevolaron España.

El origen de las aves es tan interesante para la ciencia, como el origen del propio ser humano. En el siglo XIX con el descubrimiento del Archeopteryx en Alemania, se propuso que aves y dinosaurios estaban emparentados. Archaopteryx comparte tantas características con algunos dinosaurios que esa posibilidad hoy en día está aceptada por la mayoría de los paleontólogos.

Iberomesornis en "Las Hoyas".
En España contamos con el yacimiento de "Las Hoyas" en Cuenca.  Durante el Cretácico ese yacimiento era un conjunto de humedales en el que los dinosaurios y aves, se alimentaban de peces, crustáceos e insectos. Todos ellos han quedado preservados en el fino sedimento hoy en día petrificado.

Los restos fosilizados de aves no son muy comunes y en "Las Hoyas" se han encontrado tres especies casi completas: Iberomesornis, Concornis y Eoalulavis, además de restos aislados y plumas.

Iberomesornis evidenció la relación entre las aves más primitivas y los dinosaurios, su esqueleto es similar al de algunos dinosaurios dromeosauridos (como el velociraptor).

Esqueleto de Iberomesornis sin cráneo.

Concornis y Eoalulavis pertenecen a un grupo denominado Enantiornithes, que se extinguieron al final del período Cretácico. Un ala de este grupo de aves se encontró preservada en ámbar en 2016, en Birmania. 

Esqueletos de Izq. Eoalulavis y dcha. Concornis.

Eoalulavis es una especie interesante porque muestra por primera vez en el registro fósil mundial una característica que le permite aumentar la habilidad en sus maniobras, un mayor control durante el aterrizaje y frenar durante el vuelo. El álula y las plumas remeras aparecen en Eoalulavis antes que en cualquier ave conocida y son estas adaptaciones las que le permiten realizar todo lo anteriormente dicho. Son adaptaciones muy interesantes que representan un salto evolutivo en el vuelo de las aves.

Por la cantidad de restos encontrados y el lugar donde aparecen, los científicos piensan que las tres especies descubiertas tenían hábitos limícolas que recorrerían los márgenes de los lagos y charcas que formarían el humedal de "Las Hoyas" en busca de pequeños animales con los que alimentarse. 


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: es.wikipedia.org, www.abc.es
Fotografías: www.dinoscience.blogs.quo.es, www.researchgate.net.
Fuentes: 
- www.yacimientolashoyas.es
- Museo Ciencias Naturales de Castilla la Mancha.
- www.elpais.com
- www.quo.es


https://www.jurassic-dreams.com/

miércoles, 5 de abril de 2017

El fraude de las fotografías de gigantes.

Uno de los fraudes con mayor "éxito" de internet en los grupos de misterios y enigmas, es el de los esqueletos de gigantes. Decenas de fotografías "documentan" excavaciones misteriosas que bajo el ocultismo gubernamental permanecen alejados de la ciencia oficial.
Fotografía manipulada.

¿Es cierto que se han descubierto esqueletos de gigantes en excavaciones arqueológicas? ¿Son ciertas esas fotografías?

La respuesta a ambas preguntas es: NO. Lo primero que nos debe hacer sospechar es que haya fotografías de algo que supuestamente es secreto, y cuya conspiración en teoría engloba a los países más poderosos del mundo.

Pero la respuesta a ambas preguntas no surge de un escepticismo negacionista, sino de un escepticismo basado en las pruebas y en la investigación. El único dato que sostiene el fraude de los esqueletos de gigante son las fotografías. Vamos a analizar dos de ellas, aunque todas las analizadas son fraudes.


En esta fotografía se ha utilizado la imagen real de una excavación de un mamut. Mediante el programa photoshop se ha incluido el esqueleto también real de otra excavación diferente, y se han fusionado ambos elementos.
Si nos fijamos bien, el esqueleto humano tiene ajuar funerario: Unas herramientas de piedra en el vientre, y un asta de ciervo cerca del cráneo. ¿También había ciervos gigantes?. El fraude está demostrado.

En la siguiente fotografía se muestra otra excavación en la que se observa un cráneo humano de enormes proporciones junto al resto del esqueleto desarticulado. También se trata de un fraude, podemos ver ambas imágenes, con y sin photoshop.

Utilizando varias flechas de colores comparamos la fotografía anterior con está de abajo y señalamos a miembros de la excavación presentes en ambas fotografías.

Flecha roja, muestra a un miembro de la excavación con y sin chaleco en ambas fotografías.





 

Pero de estas fotografías tenemos más información. Sabemos que se realizó en Niger y que fue Paul Sereno quien la llevó a cabo (flecha negra). Además sabemos que el dinosaurio descubierto se bautizó como Jobaria y si buscamos en google ese nombre obtendremos toda la información necesaria sobre dicha excavación.

La conclusión es simple, no debemos creer todo lo que veamos en internet, sobre todo cuando se traten de supuestos descubrimientos arqueológicos. En esos casos recurrir a fuentes fiables que contrasten la información antes de publicar cualquier cosa.


Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: www.gettyimages.in, www.blankexit.com 


https://www.jurassic-dreams.com/
 

jueves, 30 de marzo de 2017

Fósiles falsos, restaurados, reparados y autenticos.

Jurassic Dreams, es una de las mejores páginas para la compra de fósiles, especialmente si tu pasión son los dinosaurios o los tiburones prehistóricos. Tenemos la suerte de conocer muy bien a Juan Avilés Poblador, que además de ser geólogo y el responsable de Jurassic Dreams, es  un buen amigo de Made in Pangea.

Hemos pedido su colaboración en el blog para que nos hable de los fósiles falsos, como identificarlos, como ver las imperfecciones. Queremos saber lo principal para que no nos den gato por liebre. Espero que os guste el trabajo que hemos realizado Made in Pangea y Jurassic Dreams.

Hay ciertos países con mala fama en el asunto de las falsificaciones, Marruecos y China por ejemplo cuentan con expertos artesanos en la "fabricación" de fósiles falsos. Hay que dejar claro que esto no implica que todos los fósiles de China o Marruecos sean falsos, pero quizás si debamos de prestar una atención especial al material que procede de estos lugares.

Uno de los casos más famosos de falsificación procedente de China es el del Archaeoraptor. Lo publicamos en Made in Pangea con el título, "El fósil de la sorpresa, la humillacióny el enfado", este fósil volvió locos a los paleontólogos y obligó a rectificar un artículo a la prestigiosa National Geographic.

Juan Avilés es especialista en dinosaurios y reptiles marinos del Cretácico norteafricano. Nos cuenta que no hay dientes de dinosaurios procedentes de Marruecos que sean falsos en su totalidad, pero que si hay dientes que han sido reparados y restaurados.

La diferencia radica en que el fósil reparado es original y simplemente ha sido pegado uniendo las partes que estaban rotas. Los fósiles restaurados incluyen partes que no son fósil como tal, masas compuestas de pegamentos y sedimento que intentan disimular las imperfecciones del diente, en algunos casos los dientes se componen con partes de varios dientes rotos diferentes.

A continuación podemos ver varios ejemplos de dientes de varias especies reparados, restaurados y en perfecto estado de conservación.

Dientes de Spinosaurus. A) Restaurado. B) Reparado. C) Perfecto.

Dientes de Carcharodontosaurus. A) Restaurado. B) Reparado. C) Perfecto.

Uno de los mayores fraudes que podemos ver en algunas ferias de fósiles son las mandíbulas de mosasaurio, un reptil marino. En realidad lo que nos están vendiendo son fósiles reales pero fragmentados y de diferentes animales, que para colmo no forman una composición anatómica real del reptil en cuestión. Son muy fáciles de identificar y son los fósiles "falsos" más habituales de ver. Apreciaremos si prestamos atención, que entre los fragmentos de hueso originales hay trozos de arena que los separan sutilmente, y los dientes no están unidos al hueso, esto indica que en realidad se trata de un "puzzle" de varios tipos de fósiles diferentes.

A) Original. B) Original ampliada imagen. C) Falso compuesto de piezas diferentes.

Como curiosidad hay otro tipo de falsificaciones que aunque son menos habituales son muy interesantes. Se trata de verdaderas obras de arte ante las cuales yo mismo me quitaría el sombrero, uñas de dinosaurio. Pero uñas confeccionadas a partir de huesos rotos de dinosaurio normales, que mediante un trabajo de artesanía envidiable confeccionan uñas falsas que solo pueden identificarse de dos formas: con rayos x, o prestando atención a los detalles, explicamos esto último.

Garra falsa. Arriba imagen en Rayos X.
Los huesos, incluidas las uñas, tienen un patrón de crecimiento del hueso, una textura característica y deben de presentar una "armonía" que marca la biología. Es decir, veremos marcas, pequeños surcos y poros, pero tienen que ir hacia un mismo sentido, hacia la punta afilada de la uña.
En las falsificaciones esas porosidades y surcos son caóticos.


Sin lugar a dudas, volveremos a hablar de fósiles y falsificaciones, nos centraremos en los trilobites y otros fósiles que podemos encontrar en ferias y mercadillos. Por suerte Jurassic Dreams, nos ofrece todas las garantías y certificados de autentificación de los fósiles que vende.


Autor: Germán Zanza López con la colaboración de Juan Avilés Poblador.
Fotografías: Juan Avilés Poblador. www.jurassic-dreams.com