domingo, 23 de noviembre de 2014

¿Huellas de gigantes y de dinosaurios juntas?

A comienzos de la década de los años 30' del siglo XX durante las excavaciones paleontológicas del río Paluxy, se descubrieron unas huellas fósiles de forma humana junto a huellas de dinosaurio. El conjunto tenía una antigüedad aproximada de 112 millones de años, el ser humano aparecería aproximadamente 105 millones de años después. Las huellas además eran de un tamaño muy grande sólo atribuibles a gigantes.

El debate entre creacionistas y evolucionistas estaba servido y ese debate ha llegado hasta nuestros días. ¿Es posible que una raza antigua de gigantes viviera junto a los dinosaurios? Yo no lo sé, pero voy a intentar explicar el por que de esas peculiares huellas "humanas".

La fotografía de la dcha. es la que mejor muestra los rasgos de una huella humana. Una de las pegas es que es la pintura la que destaca la forma de la huella y también es raro que esté aislada sin formar un rastro.

Estas otras huellas tienen 3,5 millones de años y pertenecen a un grupo de homínidos africanos. Si las comparamos con la huella anterior nos daremos cuenta de la sensación que transmiten de autenticidad. En estas huellas no se ven los dedos separados, ya que con la acción de caminar lo más lógico es que no se conserven esos ragos. 


En la fotografía de abajo izquierda vemos un rastro de dinosaurio y como otro de huellas "humanas" se cruza, ¿o no son huellas humanas? Sin lugar a dudas se ha jugado con el ángulo y las sombras para obtener el resultado deseado, huellas difusas. (Hay huellas marcadas en rojo y azul para ubicar el rastro).
La fotografía de la derecha muestra el mismo rastro desde otro enfoque y con más detalle. De ese rastro destaca la huella con el nº 3 (se recomienda ampliar la imagen)  que se ha sacado del plano en la fotografía de la izquierda y muestra claramente tres garras propias de los dinosaurios carnívoros.


La pregunta clave en este punto es: ¿A qué se debe este tipo de formas en las huellas?
No conocemos las características exactas del barro en el que se dejaron las huellas, pero podemos intuir por como se comportó el sedimento, que se trataba de un barro muy "plástico", blando y húmedo. En ese barro los dinosaurios undieron sus pies e incluso los metatarsos, lo que produce una huella más alargada, hay ejemplos de este tipo de huellas en Enciso, La Rioja. Al retirar el pie el dinosaurio el barro podía retroceder hacia el interior de la huella tapando parte de ésta. La erosión posterior pudo desgastar la superficie y hacer casi imperceptible la presencia de los tres dedos característicos de los dinosaurios bípedos.


Abajo muestro tres ejemplos de aspecto erosivo conservados en río Paluxy.



Como vemos algunas huellas se han erosionado tanto que no se ven los tres dedos y dan a la huella una falsa forma humana. Solo falta pintar unos dedos humanos al final y obtendremos nuestra particular huella de gigante.

Por lo tanto y siguiendo unas teorías basadas en los datos, yo me decanto por interpretar las huellas de "gigantes" como huellas de dinosaurios carnívoros. Un tipo de huellas peculiares que fueron dejadas al apoyar el metatarso y las falanges del pie.

Hay que mencionar también que en aquellos años se vendieron fósiles de forma muy popular y se procedió también la la falsificación descarada de algunos supuestos fósiles. En la fotografía de abajo a la izquierda se ve una de esas falsificaciones. 


Los detalles son patentes si prestamos atención. La huella auténtica de dinosaurio del centro presenta diferentes niveles en su planta que corresponden a las almoadillas del pie y a la acción de caminar, los extremos de los dedos presentan la típica inclinación hacia los laterales y el dedo central muestra también una pequeña inclinación que ayuda a saber si se trata de un pie izquierdo o derecho; en este caso un pie derecho.

En el ejemplo de falsificación de la izq. vemos como la huella de dinosaurio es plana sin marcas de las almoadillas de los pies, la forma de los dedos y el talón no tienen la forma anatómica propia de un pie de terópodo. Por su parte la huella humana muestra todos los dedos intactos, cosa nada habitual al caminar descalzo sobre el barro.

Como pasa siempre con estos temas habrá gente que pese a los datos siga pensando que estas huellas en concreto son de gigantes, la información y el esfuerzo va dedicado a las personas que están dispuestas a valorar los datos y tomar su propia conclusión.


Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: www.programacontactoconlacreacion.blogspot.com, www.noticiasdeabajo.wordpress.com, www.harunyahya.es, Keith Thrash, Germán Zanza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario