miércoles, 5 de abril de 2017

El fraude de las fotografías de gigantes.

Uno de los fraudes con mayor "éxito" de internet en los grupos de misterios y enigmas, es el de los esqueletos de gigantes. Decenas de fotografías "documentan" excavaciones misteriosas que bajo el ocultismo gubernamental permanecen alejados de la ciencia oficial.
Fotografía manipulada.

¿Es cierto que se han descubierto esqueletos de gigantes en excavaciones arqueológicas? ¿Son ciertas esas fotografías?

La respuesta a ambas preguntas es: NO. Lo primero que nos debe hacer sospechar es que haya fotografías de algo que supuestamente es secreto, y cuya conspiración en teoría engloba a los países más poderosos del mundo.

Pero la respuesta a ambas preguntas no surge de un escepticismo negacionista, sino de un escepticismo basado en las pruebas y en la investigación. El único dato que sostiene el fraude de los esqueletos de gigante son las fotografías. Vamos a analizar dos de ellas, aunque todas las analizadas son fraudes.


En esta fotografía se ha utilizado la imagen real de una excavación de un mamut. Mediante el programa photoshop se ha incluido el esqueleto también real de otra excavación diferente, y se han fusionado ambos elementos.
Si nos fijamos bien, el esqueleto humano tiene ajuar funerario: Unas herramientas de piedra en el vientre, y un asta de ciervo cerca del cráneo. ¿También había ciervos gigantes?. El fraude está demostrado.

En la siguiente fotografía se muestra otra excavación en la que se observa un cráneo humano de enormes proporciones junto al resto del esqueleto desarticulado. También se trata de un fraude, podemos ver ambas imágenes, con y sin photoshop.

Utilizando varias flechas de colores comparamos la fotografía anterior con está de abajo y señalamos a miembros de la excavación presentes en ambas fotografías.

Flecha roja, muestra a un miembro de la excavación con y sin chaleco en ambas fotografías.





 

Pero de estas fotografías tenemos más información. Sabemos que se realizó en Niger y que fue Paul Sereno quien la llevó a cabo (flecha negra). Además sabemos que el dinosaurio descubierto se bautizó como Jobaria y si buscamos en google ese nombre obtendremos toda la información necesaria sobre dicha excavación.

La conclusión es simple, no debemos creer todo lo que veamos en internet, sobre todo cuando se traten de supuestos descubrimientos arqueológicos. En esos casos recurrir a fuentes fiables que contrasten la información antes de publicar cualquier cosa.


Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: www.gettyimages.in, www.blankexit.com 


https://www.jurassic-dreams.com/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario