martes, 3 de noviembre de 2015

Aves del terror a juicio: ¿Carnívoras o herbívoras?

Cuando se extinguieron los dinosaurios quedó un hueco en la cadena trófica. Desaparecieron los megadepredadores, equivalentes a los leones, los tigres o los lobos de hoy en día. Algunos mamíferos y reptiles compitieron en los niveles más altos de dicha cadena, pero en algunos lugares fueron las aves no voladoras las que reinaron y sometieron al resto de seres vivos.

Recreación de Gastornis.

Se trata de un grupo de aves sin equivalente actual. Su presencia está documentada en todos los continentes excepto en la Antártida, pero al igual que sus predecesores, los dinosaurios, también se extinguieron.

El cráneo en todos los casos destaca por su gran tamaño; el pico corneo muy robusto y afilado adaptado para consumir carne. Es de suponer que comían carroña, pero sus patas traseras: largas y musculadas, y su cuerpo: poco pesado; proporcionaban a estas aves velocidad en la carrera, perfecto para perseguir a sus presas.

Gastornis, fue una de las pioneras. Su presencia en Europa está documentada hace 56 millones de años. En su "mundo" era un gigante, que se suponía, mantenía atemorizados a los pequeños mamíferos que entonces poblaban Alemania. Pero el debate sobre su dieta ha comenzado oficialmente. Hasta hace unos años se le consideraba carnívora, pero en 2014 apareció un estudio que parece indicar lo contrario.

Cráneo de Gastornis.
La forma de su pico es diferente al de la mayoría de las "aves del terror", y el tamaño de los músculos de la mandíbula encaja más con un ave comedora de semillas. Es cierto que el estudio no es concluyente, aunque la duda sobre su alimentación es razonable.



Lo mismo sucede con el Dromornis de Australia. En ambos casos, en su ecosistema había plantas que proporcionaban grandes semillas, que quizás pudieron consumir este tipo de aves.

Cráneo de Titanis.
No hay dudas sin embargo con el Kelenken, una de las "aves del terror" más grandes, y tampoco con los hábitos depredadores de Titanis. El cráneo enorme asusta y el pico curvo encaja con el de un carnívoro. Lo sorprendente del Titanis son sus alas, parecidas a  "brazos", ya que en sus extremos tenía manos provistas de dos garras afiladas similares a las del Tyrannosaurus rex.

No está clara la línea evolutiva de éste conjunto de aves. Es de suponer que un grupo de dinosaurios de mediano tamaño pudo dar lugar a este tipo de animales. Titanis vivió hace 5 millones de años y es una de esas últimas aves del terror. Los mamíferos con más variabilidad ganaron la partida y hoy en día dominan la tierra. La cuestión es: ¿Volverán las aves del terror? o ¿Qué otras criaturas nos depara la evolución?



Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.thenaturalhistorian.com.
Fotografías: www.photos-albums.com, www.es.noticias.yahoo.com.
Fuentes:
Isotopic and anatomical evidence of an herbivorous diet in the Early Tertiary giant bird Gastornis. Implications for the structure of Paleocene terrestrial ecosystems. Naturwissenchaffen. 101(4), 313-322.  Angst, D., Lécuyer, C., Amiot, R., Buffetaut, E., Fourel, F., Martineau, F., ... & Herrel, A. (2014).
- www.europapress.com.
- www.muyinteresante.es.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, ma ayudaste mucho en mi presentación gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Alonso por entrar en el blog, me alegro que te haya sido útil.

      Eliminar