jueves, 15 de octubre de 2015

¿La huella imposible?

William J. Meister no podía sospechar el revuelo que causaría el descubrimiento que estaba a punto de realizar. Aquella mañana de 1968, acompañado de su familia realizaron una excursión a unos 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah.

Fue su hija quien atraída por unos sedimentos con abundancia de fósiles, golpeó una de las pizarras seccionándola en dos partes transversalmente.
El molde se abrió y dejó a la vista lo que parecía una huella, que interpretaron como humana. Lo sorprendente es que en dicha huella, había dos trilobites.

Era por tanto un fósil imposible ya que hace cientos de millones de años no había seres humanos sobre la tierra. Ningún ser humano ha visto jamás un trilobite con vida.

¿Es realmente una huella de calzado humana? Eso es lo que precisamente vamos a intentar desvelar. Para ello, lo mejor será empezar describiendo el fósil.

Se trata como hemos descrito de una placa de pizarra seccionada en dos partes (positivo y negativo; o molde y contramolde).
La "huella" en sí, mide 32 cm de largo, 11,25 cm de ancho y 7,5 cm de profundidad en su talón.


a) Molde o huella del "zapato".
b) Relleno o contramolde de la huella.
Rodeados por círculos rojos se indican los negativos del fósil dejados por los trilobites.
Rodeados por círculos naranjas se señala la posición de los trilobites (positivo del fósil).
Recuadro amarillo: encuadre ampliado en la imagen que se muestra a continuación (abajo).

Detalle de uno de los trilobites.


¿Cómo se fosiliza una huella? ¿Y cómo son los fósiles de icnitas oficiales?


Lo primero que necesitamos es que un animal pise sobre un sedimento blando.
  
Sobre esa marca profunda se acumulan otros sedimentos que cubren la huella. Ese recubrimiento produce una discontinuidad de sedimentos. Y al fosilizarse y golpear el sedimento ambas partes se separan.

Como resultado final obtendremos por tanto dos fósiles: el molde (huella como tal) y el contramolde (relleno de la huella).



Vemos un ejemplo de dicho resultado fósil con una huella de dinosaurio.

Izq. huella, dcha. contramolde.

Después de lo que hemos visto lo que más me sorprende es que en la huella de calzado humano hay varias cosas que no cuadran.
Recordemos que para que la huella se preserve debe pisarse sobre un sedimento blando. Ese requisito se cumple, ya que como se ha mencionado antes, la profundidad del talón es de 7,5 cm.
Es curioso que al pisar los dos trilobites estos no se hundan en el sedimento. En el fósil aparecen ambos en relieve, uno en el molde (huella) y el otro en el contramolde (relleno). Pero en ninguno de los casos hundidos al nivel de la huella.

Animo a cualquiera a hacer un fácil experimento:
Coge plastilina y haz una base de medio centímetro de espesor. Pon dos granos de arroz o dos lentejas y apoya algo con fuerza formando una huella sobre los dos granos de arroz. Eso simulará una pisada sobre un barro blando. Al retirar el objeto que hace el efecto de la pisada, veremos la marca que ha dejado y como los granos de arroz han quedado hundidos al nivel de la huella.
Podemos complementar el experimento de niños cogiendo plastilina y haciendo un molde de dicha huella. Cuando separemos ambas partes, veremos como el molde (huella) tiene el arroz físicos incrustado y hundido al nivel de la huella; y como el contramolde (relleno) tiene la marca del arroz sutil.



¿Entonces? ¿Qué ocurre con esa huella? ¿Quien la hizo pisó sobre los trilobites, dejó la marca del tacón pero el trilobite no se hundió?

¿Hay alguna manera alternativa de explicar este fósil? La respuesta es SÍ.

Diversos tipos de nódulos.
Se trata simplemente de un nódulo. Un nódulo es la acumulación de materia alrededor de un objeto, sustancia o núcleo. Son muy abundantes y la variedad de contenidos es asombrosa. 


El siguiente ejemplo, es muy similar a la huella de William J. Meister. 

La diferencia es que el fósil de William J. Meister, quizás por la inexperiencia, está roto por varias partes. No ha sido partido limpiamente y eso ha dado una forma curiosa similar a un tacón. Aunque si nos fijamos con detalle ese tacón está lejos de ser perfecto. Además coincide con un nódulo, ya que en su interior se encontraron fósiles, concretamente dos trilobites y para más rotundidad, son los trilobites los que tienen molde y contramolde. Son ellos los que interactúan con el sedimento y aportan coherencia al fósil y no la "huella". 


Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: ucmp.berkeley.edu, thefossilforum.com, fossilmall.com, Germán Zanza, es.slideshare.net, origenhumano.blogspot.com, noticiasdeabajo.wordpress.com.
Fuentes:
- "Dinosaurios en La Rioja. Guía de yacimientos paleontológicos." Autores: Joaquín Moratalla García, José Luis Sanz García, Santiago Jiménez García.
- Programacontactoconlacreacion.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario