lunes, 14 de marzo de 2016

Los "yayos" neandertales.

En 1908 se descubrió un esqueleto de neandertal en la localidad francesa de Chapelle-aux-saints. Fue el referente para los estudiosos de la época, que lo usaron para realizar dibujos y esculturas. 

Cráneo y reconstrucción de "El viejo".

La reconstrucción describió a los neandertales con un cráneo proyectado hacia atrás, una columna vertebral sin curvatura, caderas y rodillas torcidas y un gran dedo gordo del pie separado. Pero lo que entonces no sabían esos "científicos" es que habían elegido el esqueleto erróneo, ya que los huesos habían pertenecido a un neandertal anciano con graves patologías. En 1957 se examinó de nuevo el esqueleto y se le comenzó a llamar "El viejo" de Chapelle-aux-saints.
 
Esquema de patologías de "El viejo".
"El viejo" tenía varias dolencias. Destaca la carencia de molares, pero continuó usando la mandíbula ya que presenta heridas cicatrizadas en el hueso. Podía mover el hombro derecho pero con dificultad debido a una grave artrosis. Una de sus rodillas estaba deformada y tenía un dedo del pie aplastado.

Hay que destacar que pese a esas dificultades "el viejo" vivió mucho años y se supone que recibió ayuda de un grupo al que pudo pertenecer. Es un caso curioso pero hay otro especimen de neandertal con una sorprendente historia detrás.

Se le bautizó como Shanidar I, sus huesos fueron descubiertos en Iraq en 1957. La gravedad de las patologías que sufría llamó la atención de Jean Marie Auel la autora de la saga "El clan del oso cavernario", que se inspiró en él para crear uno de los personajes.

Cráneo Shanidar I.
El cráneo de Shanidar I está deformado, lo que impedía la visión por un ojo y hemiplejia (parálisis de la parte derecha del cuerpo). Además el brazo derecho tenía una severa deformidad que afectaba al cubito y radio y la mano estaba amputada.

Con tales limitaciones podría parecer que Shanidar I no cumplía ningún tipo de función activa dentro del grupo, pero todo lo contrario. El desgaste de sus incisivos indica que colaboraba curtiendo cuero. Además en la tumba en la que fue enterrado se encontraron restos de polen pertenecientes a varios tipos de plantas de uso "medicinal". Los paleoantropólogos especulan con la posibilidad de que Shanidar I pudiera ser algún tipo de "Chamán" o curandero.

Esqueleto con patologías de Shanidar y húmero de Shanidar junto a húmero sano.

De lo que no hay duda es de que los Neandertales rendían culto a los muertos, enterraban a sus difuntos y cuidaban a los niños, ancianos y enfermos. La deshumanización con la que fueron etiquetados es un eco lejano en el tiempo y la imagen que tenemos ahora los muestra como "iguales" a nosotros. Aunque la ciencia no ha pronunciado su última palabra.

 
Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: chickgeek.org, wikiwand.com, donsmaps.com, wikipedia.com
Fuentes:
 - Solecki, Ralph S. (1954). "Shanidar cave: a paleolithic site in northern Iraq". Annual Report of the Smithsonian Institution (Smithsonian Institution): pp. 389–425.
- Trinkaus, E. 1985.Pathology and posture of the La Chapelle-aux-Saints Neandertal. American Journal of Physical Anthropology 67:19–41.
- Tappen, N.C. 1985. The Dentition of the “Old Man” of La Chapelle-aux-Saints and Inferences Concerning Neandertal Behavior. American Journal of Physical Anthropology 53:43-50.

No hay comentarios:

Publicar un comentario