jueves, 12 de febrero de 2015

Mary Anning, la madre de los mares Mesozoicos.

Me gustan los temas concisos pero resumir la biografía de Mary Anning es un reto, tanto por la cantidad de datos como por la importancia de cada momento de su vida.

Mary Anning llegó al mundo en 1799, en Dorset, Inglaterra. Siete de sus hermanos fallecieron durante la infancia y sólo ella y su hermano Joseph alcanzaron la madurez. Incluso Mary estuvo a punto de correr la misma suerte cuando con tan sólo unos meses de edad y estando en brazos de una vecina, un rayo impactó y mató a ésta sin que a la niña le pasara nada.

La situación económica de los Anning no fue nunca buena y se complicó más al morir su padre. Los hermanos tomaron de su padre la pasión y los conocimientos básicos para buscar fósiles, que vendían a los turistas en un puesto ambulante, aunque eran los fósiles más importantes e inusuales que vendían a los museos los que sostenían su economía. Joseph se centró en otras formas de ganarse la vida y Mary continuó en solitario su viaje por la paleontología.

Algunos de sus fósiles más importantes eran adquiridos por paleontólogos y geólogos de Gran Bretaña que se desplazaban hasta Dorset por la fama de sus fósiles. Y fue ella quien describió con exactitud los primeros esqueletos de Ictiosaurio, pues hasta entonces la interpretación era erronea; también encontró los dos primeros esqueletos de Plesiosaurio, nunca antes descrito; y el primer pterosaurio descubierto fuera de Alemania. Además de otros datos interesantes sobre fauna marina. 

Fue la primera paleontóloga de la historia y una de las expertas más influyentes aunque el ser protestante, mujer y pobre, impidió que se reconociera su trabajo en vida, y no fue aceptada en ninguna asociación científica de aquel tiempo. Pese a ello tuvo una estrecha relación con Henry de la Beche, un geologo autor del dibujo "duria antiquior", inspirado por los fósiles de Mary Anning.

Acuarela "Duria antiquior".
William Bucklan, Richard Owen, Thomas Hawkins o Gideon Mantell, son algunos de los personajes más relevantes del momento que conocieron a Mary Anning e incluso la acompañaron a por fósiles en algunas de sus excursiones.

Es destacable que muchos de esos científicos bebieron de los conocimientos de Mary  y desarrollaron artículos científicos gracias a sus aportaciones, sin embargo ninguno de ellos la mencionó en ellos.

La economía de Mary al final de sus días empeoró aunque consiguió que se valorara parte de su trabajo y se le asignó una paga hasta el fin de sus días en compensación por los importnates descubrimientos realizados. Lamentablemente Mary Anning falleció a los 47 años por un cáncer de mama.

Hoy en día podemos ver algunos de los fósiles originales en el Museo de Historia Natural de Londres. Las circunstancias sociales en la actualidad nada tienen que ver con las que se vivieron en el siglo XVIII y sin embargo la figura de Anning sigue sin valorarse lo necesario. Es habitual que ni tan siquiera se la nombre en reportajes o documentales que hablan sobre el fenómeno victoriano de los dinosaurios, del nacimiento de la paleontologia y el estudio de los fósiles, donde fue sin lugar a dudas una pionera.

Salas del Museo de Ciencias Naturales de Londres, con fósiles de Mary Anning.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustración: www.fossil-ammonites.blogspot.com, Henry De La Beche.
Fotografías: Germán Zanza López.
Fuentes:
- Anholt, Laurence (2006), Stone Girl Bone Girl: The Story of Mary Anning, Frances Lincoln Publishers.
- Goodhue, Thomas W. (2004), Fossil Hunter: The Life and Times of Mary Anning (1799–1847).

No hay comentarios:

Publicar un comentario